martes, 13 de septiembre de 2016

Ensalada de rúcula y parmesano



Ingredientes:

Rúcula
Tomate de ensalada
Aguacate
Nueces
Parmesano
Limón
Aceite de oliva virgen
Vinagre de manzana
Sal en escamas

Elaboración:

Vamos a empezar lavando muy bien la rúcula y secándola. También lavamos muy bien el tomate, el aguacate y el limón.
Cuando tengamos bien seca la rúcula vamos a ponerla de fondo en una fuente. Picaremos el tomate de ensalada y el aguacate y lo pondremos encima de la rúcula.
Ahora es el momento de poner un chorrito de limón por encima. Cuando lo hayamos puesto pondremos un chorrito de aceite de oliva virgen, unas gotitas de vinagre de manzana y la sal en escamas sólo sobre el tomate y si quieres en el aguacate.
Cuando esté bien aliñada añadiremos las nueces y por último el parmesano en polvo o rallado encima de toda la ensalada.

Chispa:

*Es importante que no quede agua en la rúcula, debes secarla bien y puedes hacerlo con papel absorbente o con un escurridor de lechuga.
*El lavar también todos los ingredientes es muy importante, aunque los vayas a pelar, procura lavarlos, evitarás que el alimento se contamine.
*¡El orden de los ingredientes en esta ensalada es importante!
*Adereza la rúcula, el tomate y el aguacate primero con el limón. A parte de absorber bien el sabor, evitará que el aguacate se oxide y se ponga oscuro.
*La sal también es importante que sólo la pongas al tomate o como mucho al aguacate también, recuerda que el parmesano tiene un sabor peculiar que acompañado de sal puede ser muy fuerte.
*Otra opción es salar a parte el tomate y luego añadirlo a la ensalada.
*Las nueces es mejor ponerlas después de haber aliñado la ensalada ayudará a que no absorban el líquido y estén siempre crujientes.
*Puedes utilizar tomate de ensalada, tomates cherry o incluso tomate pera, cualquiera de los tres combina bien y hacen un buen contraste.
*Si aún quieres darle un punto más fresco puedes añadirle un poco de manzana picada.