miércoles, 25 de mayo de 2016

Haz lo contrario de lo que el miedo te diga


Que frase tan importante en la vida de todo ser humano. "Haz lo contrario de lo que el miedo te diga".
El miedo es ese gran monstruo que nos impide hacer las cosas que queremos, si nos ponemos a pensar en los miedos de forma racional nos damos cuenta de que no tiene ningún sentido, pero hacerlo a diario y en todos los aspectos de nuestra vida es algo complicado.
Solemos vivir situaciones traumáticas a lo largo de nuestras vidas, pueden ser de todo tipo y naturaleza, unas más fuertes y otras menos, pero todas ellas importantes para nosotros porque son un desencadenante para empezar a tener miedo a cosas a las que antes no teníamos.
El miedo genera ansiedad y depresión si dejamos pasar las cosas sin ponerles solución, otra vez por miedo a que nos pase algo.  Todos sentimos miedo, ¡todos! y no se es más débil o menos valiente por sentirlo. Las personas valientes son las que consiguen enfrentarse a sus miedos y todos debemos de ser valientes. Cuando te invada la ansiedad párate, aíslate del mundo, imagina que sólo estás tú y que el resto del mundo se ha parado y pregúntate: "¿De qué tengo miedo?".
Aunque en ese mismo momento no encuentres respuesta no te preocupes, ya has dado un paso muy importante en tu vida para empezar a darte cuenta de cuales son tus miedos. Si tu grado de ansiedad es muy alto lo que tienes que hacer es intentar relajarte y ponerle remedio a tus síntomas. Una vez estemos más tranquilos volveremos a hacernos la pregunta de antes hasta conseguir una respuesta o varias. Hay veces que empezamos teniendo miedo a una sola cosa y a raíz de no hacerle frente le cogemos miedo a cosas que asociamos a ellas.
No te castigues por tener miedo, dejarás de tenerlo en cuanto te enfrentes a él. El miedo no es  más que un fantasma que nos aturde y que no vemos porque en realidad sólo existe en nuestra cabeza, es como ese amigo imaginario que sólo tú podías ver cuando eras pequeño.
Como siempre digo, desde mi más humilde opinión, te aconsejo a que intentes hacerle frente, por supuesto que no tiene que ser de golpe, puede ser pasito a pasito, pero siempre hacia delante y sintiéndonos orgullosos de nosotros mismos. Que no te preocupe lo que piensen los demás, por ejemplo, yo me enfrento a uno de mis miedos que aparece cuando salgo a la calle y hay gente, como tengo miedo me pongo a llorar. Sé que no puedo dejar de salir de casa por miedo, porque me voy a enfermar más y por eso voy saliendo poco a poco y cada vez más y donde haya más gente. Mi miedo no debe acabar con mi vida, porque realmente no existe peligro, sólo está en mi cabeza. También recomiendo a las personas a hacer terapia porque les va a ayudar mucho y aunque muchos no lo quieran reconocer (por miedo) son muy útiles y los que la hacemos no estamos locos, somos personas conscientes de que tenemos un problema y queremos solucionarlo, por lo que estamos más cuerdos que el que no quiere ver sus problemas.
Pues lo dicho, "Haz lo contrario de lo que el miedo te diga", verás que aunque cueste al final siempre tiene su recompensa y te sientes muy, muy, muy bien contigo mismo. Superar un obstáculo, conseguir algo difícil, lograr tus metas y sentirte orgulloso de ti mismo es lo mejor y más bonito que puedes sentir para hacer tu vida más positiva. Quiérete y valórate. Pinta cada uno de tus miedos en tu mente como un monstruo de colores y divertido, cuando aparezca y notes los síntomas recuérdalo tan divertido como lo pintaste y ríete de él hasta que deje de existir,  y sólo sea un recuerdo volátil que sólo aparezca para decirte que no volverá a pasar porque tú ya lo tienes superado.
Cuanto menos miedos tengamos, más libres seremos y conseguiremos ser más felices también.