miércoles, 25 de mayo de 2016

San Jacobos de calabacín, jamón y queso


Ingredientes:

Calabacines
Jamón cocido
Queso
Pan rallado
Huevos
Sal
Pimienta negra
Aceite de oliva

Elaboración:

Lavar muy bien los calabacines, quitarles la parte de detrás y la de delante. Los ponemos en una tabla para cortar y los cortamos en láminas no muy finas y que sean todas iguales. Los sobrantes resérvalos para otra receta. Los que vamos a utilizar para los San Jacobos los reservamos en un plato un ratito para que el calabacín suelte la mayor parte del agua. Les añadimos sal y pimienta por ambas caras.
Vamos a montar los San Jacobos  y ponemos una de las láminas de calabacín y encima queso amarillo y jamón cocido, tapamos con la otra lámina de calabacín y las unimos con dos palillos, uno en cada extremo y cortamos por la mitad para hacer dos.
Batimos dos huevos muy bien en un plato y bañamos los calabacines, los pasamos inmediatamente por pan rallado y freímos en abundante aceite bien caliente.
Ponemos sobre papel absorbente para que escurra la mayor parte del aceite.

Chispa:

*Aprovecha los restos del calabacín para hacer una crema de verduras o un revuelto.
*Utiliza un queso que te guste mucho, le dará más sabor.
*El jamón cocido que sea finito e intercalado con el queso para que lo envuelva y no se salga.
*Otro truco para que no se salga el queso al freír que salpica mucho es empanar muy, muy bien    por todos lados sin que queden huecos y que el queso esté bien cubierto por el jamón y el calabacín.
*Los palillos ponlos en diagonal para que al empanarlos no queden zonas sin empanar y para que queden más estéticos, eso sí, avisa a los comensales y siempre pon dos por cada unidad para que no te olvides si quedan por quitar o no.
*Utiliza pan rallado con ajo y perejil para darle más sabor y pon también un poquito de sal en el huevo batido, ya que, los calabacines son un poco desabridos.