lunes, 7 de marzo de 2016

Historia del maquillaje

 
El orígen del término maquillaje se debe en sentido etimológico a “Maquillage” (pintura del rostro de los actores de teatro en el siglo XIX en Francia). Sin embargo, su historia ha ido evolucionando a lo largo del tiempo.
El origen del maquillaje se remonta a muchos siglos atrás. A lo largo de los años hemos descubierto diferentes conceptos sobre la cosmética de color, cuyas formas y significados han ido variando en función de las civilizaciones, de la época y del lugar.
Teniendo en cuenta los aspectos evolutivos de los cosméticos decorativos, los primeros indicios que tenemos sobre el origen del maquillaje los encontramos en las pinturas que nuestros antepasados tomaban de la naturaleza y que usaban para transmitir sus estados anímicos o su papel social (viudedad, luto, virginidad, etc.). El maquillaje desde su origen ha servido como instrumento de comunicación no verbal remontándose su uso a la prehistoria periodo en que se aplicaban arcilla en la cara.
Si hiciésemos un recorrido histórico, comprobaríamos las diferentes funciones que adquiría el maquillaje en cada época teniendo en cuenta la gran influencia que ejercían en él los aspectos sociales, económicos, espirituales, etc.
 
Egipto
En el Antiguo Egipto, tanto hombres como mujeres se pintaban los párpados con KOHL, una pasta obtenida del mineral malaquita mezclado con carbón y cenizas. El objetivo era proteger los ojos, considerados “espejos del alma”, contra espíritus malignos. Los especialistas creen que este es el origen del maquillaje.
Los Egipcios, líderes en el origen del maquillaje, también fueron los pioneros en el esmalte, pintándose las uñas con estratos de plantas. Pero fue en China en el siglo 14 que surgió la primera mezcla química con esa finalidad. Era hecha de goma arábica, clara de huevo, gelatina y cera de abejas. Los colores oscuros eran utilizados por las personas de clase alta, y los claros por los más pobres.
 
Edad Media
El lápiz delineador también proviene del KOHL. El formato en bastón fue un modo de obtener trazos más delineados. En la Edad Media, el hábito fue abandonado porque la Iglesia lo consideraba una forma de vanidad.
 
Grecia Antigua
El tono rojo en las mejillas indica buena circulación sanguínea. Y, por tanto, buena salud. En la Grecia antigua, hombres y mujeres se pintaban las mejillas con moras y algas marinas. El blush actual remonta a la Francia del siglo 18 cuando Alexander Bourjoism, dueño de una empresa de cosméticos, creó un polvo a base de frutas y remolacha. Lo bautizó como ROUGE (rojo en francés).
 
Japón
A lo largo de la historia, varias pueblos crearon maneras de corregir imperfecciones en la piel, función que actualmente resuelve una base.  En el Siglo 2, el médico y filósofo romano Galeno propuso una crema a base de agua, cera de abejas y aceite de olvida. Y en Japón en el Siglo 17 el secreto era una pesada masa hecha con polvo de arroz, llamada OSHIROI.
 
Siglo XVII
En la Roma Antigua, una pasta a base de cebada, cuerno de venado, miel y salitre era utilizada como protección para los labios. La moda de pintarse la boca se difundió en el Siglo 17, con pomadas de colores que luego originaron el lápiz labial.
 
Siglo XIX
Fue el perfumista Eugene Rimmel, en el siglo 19, quien lanzó la primera forma de rímel. En 1917, el químico T. L. Willian, atendiendo a un pedido de su hermana Maybel, reinventó el producto, adicionándole vaselina y polvo de carbón. Algunos años después, fundó la empresa Maybelline y popularizó el producto en la forma de bastón en tubo, lo que facilitó su aplicación.
 
Siglo XX
La industria cosmética ofrece un gran abanico de posibilidades en productos de peluquería y cosmética. A raíz del desarrollo del cine se crean cánones de belleza y cosmética que todas las mujeres aspiran a conseguir. Las actrices jugarán un papel muy importante en el maquillaje, el peinado y la estética con el paso de las décadas y su estilo será el más imitado.
 
Actualidad
En la actualidad, el maquillaje se ha convertido en un elemento para embellecer los rasgos que cada mujer estima oportuno. A la mayor sofisticación de los materiales y colores se le suman ingredientes de última generación para el cuidado de la piel, labios y de los ojos.
 
Fuente