martes, 19 de abril de 2016

La pareja... ideal, correcta, que quiero, con la que sueño... y mira lo que me encuentro. (Parte 1)

La pareja... dos palabras tan simples y a la vez tan complicadas. Cuando llegas y pasas los 30 años y estás soltera y felizmente independiente te pones unos mínimos con los que tiene que cumplir esa pareja con la que esta vez sí va a ser la definitiva... te pasas la vida pensando, "mejor sola que mal acompañada", ya he tenido varias relaciones en las que las cosas no han salido bien y probablemente es porque en la década de los 20 todos los tíos son unos niñatos y ni quieren, ni saben comprometerse. ¡Error! No es sólo en la década de los 20, si te topas con un hombre inmaduro y sin ganas de tener una relación seria y estable más que con su madre, su móvil, su coche y el gimnasio, ya puede tener 20, 30, 40 ó 50 que va a seguir siendo así por los siglos de los siglos...
Bueno, a ti eso no te importa, ni siquiera te molestas en tener una conversación con unos de esos porque los captas al vuelo (o eso te crees). Te consideras una tía madura, autosuficiente, capaz de muchas cosas y estás en el mejor momento de tu vida, así que, me voy a permitir el lujo de ser de lo más exigente con los hombres, el que quiera lapas... que se moje el culo, si señorita!
No estamos para perder el tiempo con alguien que no vale la pena... a partir de ahora no voy a buscar. Cuando llegas a esta década de los 30 te das cuenta de que lo que decían "los viejos/as" (cualquier persona mayor de 30 que te daba consejos cuando eras joven) era verdad, y de la buena.

*Consejos y refranes de los viejos/as sobre la pareja:
  • La pareja no se busca, se encuentra.
  • Te la encuentras donde menos te lo esperas, en el súper, gimnasio, por la calle, etc.
  • Si no está pa´ti pues no está y punto.
  • El amor es ciego, pero los vecinos no.
  • Ama a quien no te ama, responde a quien no te llama, andarás carrera vana.
  • En el país del ciego, el tuerto es el rey.
  • Búscatelo ni guapo que encanta, ni feo que espanta.
  • Más rápido se coge al mentiroso que al cojo.
  • Quien da pan a perro ajeno, pierde el pan y pierde el perro.
  • Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender.
  • Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección.
  • Cuando lo encuentres sabrás que es él.

Que levante la mano la que lea alguna de estas frases y no se sienta o haya sentido identificada alguna vez. No vale si levantas la mano y eres un hombre inmaduro que sólo entiende el amor por quererse a sí mismo por encima de todo, sin tener la mínima empatía con cualquier otra persona.
Joder (con perdón), ¿por qué siempre tienen razón los mayores?, ¿por qué tú no te das cuenta de las cosas?, ¿estaré cegata?, ¿soy una ilusa?... si tanto presumo de mujer independiente, eficaz y madura... ¿por qué me pasan estas cosas'?... y aquí viene la respuesta, la mejor respuesta con voz dulce a la vez que quebrada por la edad que me contesta: "Más sabe el diablo por viejo, que por diablo".
Pues sí, los mayores saben el por qué de las cosas porque el tiempo es el mejor aliado de la sabiduría, el tiempo hace que pasemos por varias situaciones y relaciones de las que vamos a aprender sobretodo, cuando terminan.
Una vez leí, concretamente en el libro de "come, reza, ama", que uno no sabe con quién tiene una relación hasta que se separa de esa persona. Si estás en una situación complicada o quieres cambiar y tienes miedo te recomiendo que leas el libro, y no veas la película, hazme ese favor, no le hace justicia a leer e interpretar por una misma cada una de las palabras reflejadas en él.
Para terminar, vamos a utilizar esos consejos y refranes para poco a poco ir analizando uno a uno y poniéndolos en nuestra situación y en la actualidad... es cierto que tienen razón los mayores en cada uno de ellos, pero la sociedad  ha cambiado mucho y nosotras vamos a verlo en el próximo post.
Por cierto, no quiero llamarme "vieja" y a ustedes tampoco, pero si ya vemos que tienen toda la razón del mundo es porque ya somos mayores y debemos estar orgullosas de ello. Una mujer madura y con chispa, es una joya más para nuestro mundo.