martes, 26 de enero de 2016

Broches infantiles

Si queremos que los pequeños vayan graciosos y diferentes no tienes más que ponerte a practicar y hacerles unos roches para sus ropas favoritas.
 
 
 
Materiales:
 
-Fieltro de colores.
-Tijeras.
-Hilos de punto de cruz.
-Aguja.
-Pegamento de tela.
-Broche.
-Purpurina en gel.
-Ojos.
-Lápiz.
-Relleno de cojín (algodón sintético).
 
Elaboración:
 
Lo divertido de estos broches es que los podemos hacer muy coloridos y con la forma que queramos.
Lo primero será dibujar con un lápiz en el fieltro la forma deseada. Si lo vamos a hacer sencillo, sólo tendremos que dibujar una vez la plantilla, sería el caso de la ranita o el monstruo naranja de la foto. Y si queremos hacerlo relleno, debemos dibujar dos veces la plantilla para unir las dos partes y rellenarlo.
Recortamos nuestras plantillas y una vez recortadas vamos a coser con el hilo de punto de cruz los bordes como podemos apreciar en la foto.
Todas las piezas del broche deben estar cosidas en el borde, le darán un mejor aspecto a nuestros broches.
Y es hora de pegar con el pegamento de tela cada una de las piezas para montarlos.
A continuación vamos a decorar los broches con purpurina en gel, con hilos y les pegaríamos los ojos si los llevaras de plástico.
Una vez bien montados y bien pegados es hora de pegarles el broche. Como es para los peques vamos a escoger un broche de seguridad para que no se puedan picar.
 
Chispa:
 
*Cuanto más colorido utilicemos, más simpáticos quedarán. Intenta crear contrastes entre el fieltro y el hilo del borde.
*Inventa con los niños las formas, como por ejemplo el monstruo naranja de la foto, desarrollan su imaginación y será justo como ellos desearon.
*Los broches simples (sin relleno) sirven para cualquier lugar de la ropa, partes altas y bajas, mientras que los rellenos sirven sólo para las partes altas.