sábado, 16 de enero de 2016

Caldo de pollo y verduras

Muchas de las recetas que sé me las ha enseñado mi madre, está claro que cada casa es un mundo y que todos estamos acostumbrados a cocinar de forma diferente. En mi caso, suele ser comida tradicional y sin demasiados condimentos para poder apreciar al máximo los sabores de todos y cada uno de los ingredientes. Y por supuesto que no nos volvamos locas, ni sean muy complicadas.
Pues empecemos...
 
Ingredientes:
 
1 Puerro.
2 ó 3 ramas de apio.
2 ó 3 Zanahorias.
1/2 Cebolla.
1/2 Pollo.
1 pedacito de ternera.
1/2 Kg de garbanzos.
Sal.
Azafrán.
Agua.
 
Elaboración:
 
A la hora de comprar el puerro lo ideal es que tenga más parte blanca que verde, así lo aprovecharemos mejor y si es gordito mejor que mejor. Le vamos a cortar la parte verde y le hacemos un corte en cruz justo por donde lo hemos cortado, cortamos la parte de abajo y también le quitamos la primera hoja. Lo lavamos muy bien y dejamos que entre bien el agua en el corte en cruz para eliminar todas las impurezas posibles. Y a la olla.
El apio lo lavamos bien, le retiramos la parte de abajo del tallo un poco y a la olla.
Con las zanahorias hacemos casi lo mismo, las lavamos bien, pelamos y quitamos las parte de arriba y un poco de la punta. Volvemos a lavar y también a la olla.
Que no se nos olvide poner 1/2  cebolla pelada y lavada junto al resto de las verduras.
Ya tenemos todas las verduras, así que, vamos a empezar con la carne. El medio pollo tiene que estar limpio y sin piel. Si no queremos limpiarlo nosotras, se lo pedimos al carnicero/a. Y con el pedacito de la ternera igual, le quitamos toda las grasa posible y también se van a la olla.
Los garbanzos tienen que ponerse a remojo la noche previa, se pueden poner sueltos en la olla, pero yo los meto en una redecilla especial para eso.
Es hora de ponerle agua a la olla, por lo menos llenamos la olla hasta la mitad (que cubra la mayoría de los ingredientes), ponemos el azafrán y la sal al gusto.
Ponemos a fuego medio y esperamos a que la olla suene, cuando empiece a sonar la dejamos 10 minutos más al fuego (lo podemos apagar para que se siga haciendo con el calor residual).
Dejamos que salga el vapor de la olla poco a poco hasta poder abrirla.
Es el momento de poner las 1 ó 2 ramitas de apio que no habíamos utilizado hasta ahora y dejamos reposar. Probamos de sal y rectificamos al gusto.
 
Chispa:
 
*Cuando compro el pollo si hay mucha gente o voy con mucha prisa lo que hago es que compro un pollo entero y les pido que me lo envuelvan por separado. En casa lo congelo tal cual y en el momento de sacarlo para hacer el caldo es mucho más fácil quitarle la piel.
*Reservo 1 ó 2 ramitas de apio para el final para que el caldo no coja un sabor muy fuerte. Esto es cuestión de gustos, pero es preferible hacerlo así y si te gusta con sabor más fuerte ponerle más a tu gusto.
*La redecilla para los garbanzos se compra en cualquier tienda donde se venda menaje de hogar y artículos de cocina, es barata y nos ayuda a no tener que estar "pescando" los garbanzos en la olla. Por otra lado también nos facilita el trabajo a la hora de reservarlos en la nevera para otra de nuestras recetas.
*Suelo poner a remojo 1Kg de garbanzos (un paquete), lleno la rejilla con la mitad y la otra mitad la guardo en una bolsita en el congelador, así la próxima vez que vayamos a hacer nuestro caldo sólo tendremos que comprar las verduras, acuérdate que también tenemos medio pollo porque habíamos comprado uno entero.
*Muy, muy importante es que el caldo y todos sus ingredientes no resisten nada bien el calor, así que, cuando esté templado y se pueda meter en la nevera hacerlo a la mayor brevedad posible, porque se nos puede poner ácido.
*En vez de tomarnos el caldo tal cual o reservarlo en la nevera para otras recetas podemos hacer sopa. Colamos el caldo, le ponemos pedacitos de zanahoria, unos garbanzos, unos pedacitos de pollo desmenuzado y unos fideos finos, chispitas, letras o los que más nos guste. 
*Al hacer el caldo en la olla no es necesario despumarlo y se reduce bastante el tiempo de cocción.
*Es un plato muy económico del que podremos sacar otros y como el de nuestras abuelas o madres.
 
Espero que les guste, que le hayan sacado la chispa y que les haya sido fácil interpretar y leer la receta, ya que, la intención es que al ser de tú a tú consigamos conectar y entendernos mejor.
La próxima receta será con los ingredientes de nuestro caldo.